lunes, 19 de agosto de 2013

La Cuadratura en T

Fragmento del Capítulo 7 del libro "Dinámica y análisis de los aspectos", de Bil Tierney.

Cuando dos planetas se oponen entre sí ya la vez forman cuadratura un tercer planeta, la configuración recibe el nombre de Cuadratura-T (también se la conoce como Cruz en T o T cuadrada). Este esquema parece formar visualmente una gran formación en T.

Tracy Marks en su libro más informativo sobre los aspectos titulado "How To Handle Your T-Square", ha sugerido que la Cuadratura- T aparece en por lo menos el 40% de todos los horóscopos natales. Es por lo tanto una configuración que en la práctica se verá bastante.

Según los cientos de cartas que estudié, es la configuración prominente en la mayoría de las cartas de individuos famosos que han logrado un impacto en el mundo superior a la norma. El planeta que forma cuadratura con la oposición suele denominarse el focal o «ápex». Brinda al astrólogo una clave importante sobre un principio dinámico que generalmente tiene dificultades en integrar al proceso de concienciación de la oposición sin causar desarmonía, desequilibrio interior y autorrepresión. Esto suele expresarse a través de las aclaraciones del individuo. Ese potente patrón de tensiones es incómodo para el individuo debido a la tendencia del planeta ápex a desafiar continuamente el equilibrio, la armonía, la serenidad que la oposición busca alcanzar. Este tercer planeta pivote suele excitar a los planetas de la oposición a expresarse de un modo separatista y conflictivo, en vez de complementarse e intercambiar opciones.

El signo y la Casa del planeta ápex señalan dónde se sentirá la tensión con mayor intensidad. El signo y la Casa opuesto, al grado donde se halla el planeta ápex (denominado usualmente la extremidad desocupada de la Cuadratura T), parecen desempeñar un papel muy importante en señalar al individuo, como resolver mejor el dilema indicado  por la Cuadratura T. Las actitudes típicas del signo, más las experiencias indicadas por la casa ofrecerán una intuición de la posible solución de esta compleja configuración. Y la mejor forma en que esto se puede llevar a cabo la señalara la naturaleza básica del planeta ápex.

La Cuadratura T es más enérgica y automotivadora que la gran cuadratura. Esto se debe a la incertidumbre añadida por la extremidad vacía, indicando que se trata de una configuración abierta y por lo tanto no limitada en si misma. Al menos la gran Cuadratura es una estructura simétrica que es capaz de soportarse a si misma de forma sólida, mientras que a la Cuadratura T le falta una conexión competa de la cualidad que representa, es, por lo tanto más inestable y fácilmente desequilibrada. Sin embargo, debido a la naturaleza cerrada de la Gran Cuadratura, se convierte a menudo en un esquema fragmentado y continuo, carente de dirección, en el cual el individuo está atrapado dentro de los límites de la tensión indicados, sin sentirse impulsado a desafiar y sobrellevar su influencia limitadora. Por otra parte la Cuadratura T es demasiado agitadora, fuente de incesantes fricciones y fuerza a aceptar sin la debida lucha psicológica.

La oposición sugiere la necesidad de desarrollar una objetividad mayor y una percepción considerada de los derechos y necesidades de los demás. El planeta ápex que cuadra a esta oposición puede intensificar tales asuntos y a menudo indica la naturaleza de las frustraciones, bloqueos, inseguridades habituales y reacciones defensivas, que se originan dentro del individuo y que provocan tales percepciones en las relaciones. Si la persona no puede hacer frente a los desafíos apremiantes de esta configuración, entonces  trastornará a los demás y atraerá hacia sí situaciones poco armónicas debido a sus propias (y a menudo no reconocidas) acciones antagonistas y egoístas.

Si el planeta ápex es mal manejado, los planetas de la oposición tienden a proyectarse uno en el otro de forma negativa. Sin embargo, el conflicto entre estos planetas rara vez alcanza la condición de parálisis que suele acompañar a las oposiciones normales, dado que el planeta ápex mantiene a la oposición activada de tal manera que los conflictos potenciales se manifiestan abiertamente. Esta es la causa por la que la Cuadratura- T es tan dinámica. Ningún impulso permanece latente o indirecto.

Por supuesto, el planeta ápex puede convertirse en una fuente de agitación, creando innecesaria tensión sobre la oposición mayor de la requerida para resolver el conflicto. En otras palabras, el planeta que cuadra a la oposición puede mantenerla en un estado de desequilibrio en el que ambos planetas se sientan separados y faltos de armonía y sintonización. Pero al mismo tiempo, y cuando se lo maneja adecuadamente, este planeta ápex puede cumplir el papel de mediador, lo que evita que los planetas de la oposición se vuelvan indecisos en su acción.

Aplicada constructivamente, la energía excesiva que despide la Cuadratura- T puede volverse muy provocadora, empujando e impulsando al individuo hacia delante con un sentido definido de las metas y la dirección, mientras que lo obliga a confrontar ya superar los obstáculos del camino. Esto se debe a que el planeta ápex otorga al individuo una salida externa definida de esas energías tensionales que no existe en el Gran Trígono, ni en el Gran Sextil, ni en la Gran Cuadratura.

1 comentario:

claudia marcela gabay dijo...

Me resulto muy esclarecedora la explicacion. Ya hace muchos meses que Saturno transitando en Sagitario en mi Casa VIII es el planeta apex de mi oposicion Luns-Mercurio entre Piscis y Virgo en mi carta natal. Al frenar o agudizar compulsiones y complejos obsesivos, esto fue rompiendo todo el tiempo el equilibrio oposicional entre pensamiento racional, practico, y emociones, intuiciones y sentimientos compasivos. Gracias