martes, 13 de noviembre de 2012

Quirón por Casa y por Signo


Fragmento del libro “Significado y Simbolismo de Quirón”, de Melanie Reinhart, Ediciones Urano.


Por casa, Quirón se concentra en los dominios en que podemos sentir dolor y tropezar con dificultades, así como donde intentamos expresar lo peculiar de nuestra individualidad. Es probable que evitemos “salir a la luz” de este ámbito de la experiencia vital y ocultemos nuestro dolor como lo hacía Quirón con su herida incurable; tal vez sólo podamos entrar en este dominio de la vida con una actitud heroica y sobrecargada, como Quirón cuando emerge como sanador y mentor de héroes. Sin embargo, también podemos considerar la posición de Quirón por casa como un temenos, es decir, un recinto sagrado donde podemos enfrentarnos con lo que tiene de numinoso la vida.

Otra imagen que describe la posición de Quirón por casa está tomada del budismo: cuando consideramos que Quirón es el Maestro Interior, es frecuente que su casa y su signo describan lecciones importantes que hemos venido aquí a aprender. Estas lecciones representan, más bien que nada externo, el objetivo interior del viaje, y ponen en juego el Sendero del Medio o camino “correcto”, que no es “correcto” por oposición a “erróneo” o “equivocado”, sino que es más bien aquello que es apropiado para que podamos realizar nuestro dharma individual, para que comprendamos la ley universal y nuestro papel en la totalidad de la existencia. Antes de que se haya encontrado y se aprecie el Sendero del Medio, Quirón tiende a manifestarse de una manera “herida”, en un todo-o-nada. Sin embargo, con la madurez y la entrega puede advenir un sentimiento de “estar en lo correcto” que con frecuencia tiene resonancias de significación religiosa y/o está relacionado con el dharma, con algún contexto mayor que nosotros:  éste es el don de Quirón.

Además, los planetas que estén en aspecto con Quirón representan fuerzas interiores y exteriores con las que debemos enfrentarnos para que no nos aparten del dharma. He aquí, enumerados por casas, algunos ejemplos típicos, tomados de las “lecciones” que muchas personas aprendieron a lo largo de un período de enfermedad o de crisis en el que estaba en juego su Quirón.

Casa I: Iniciativa o acción apropiada.
Casa II: Valores, o manejo de los recursos, apropiados.
Casa III: Comunicación, pensamiento y expresión verbal apropiados.
Casa IV: Vínculos emocionales y actitud hacia la familia apropiados.
Casa V: Autoexpresión y creatividad apropiadas.
Casa VI: Formas apropiadas de servir a los demás y respeto por el cuerpo.
Casa VII: Relaciones apropiadas.
Casa VIII: Actitud apropiada ante la sexualidad y la muerte.
Casa XI: Actitud apropiada ante las posibilidades.
Casa X: Vocación y participación en la sociedad apropiadas.
Casa XI: Ideales y amistades apropiados.
Casa XII: Renuncia apropiada.

Cuando a esto añadimos el carácter del signo donde está emplazado Quirón, ello completa la descripción y sugiere una manera de ser que nos sostiene en el dominio de la vida representado por la casa de Quirón.

Por ejemplo, una mujer con Quirón en Virgo en la casa V sufrió durante muchos años lo que ella sentía como un completo bloqueo de su creatividad; había querido ser bailarina, pero un matrimonio contraído cuando aún era muy joven y luego los hijos, habían interrumpido su carrera. Finalmente, descubrió su creatividad cuando aprendió euritmia, una disciplina más referida al proceso de evolución interior y a su expresión externa que a una actividad como puede ser representar ante un público piezas previamente coreografiadas.

La posición de Quirón por signo puede mostrar también la forma en que buscamos protegernos de nuestro íntimo dolor, a qué recurrimos en nuestro intento de enfrentarnos con un ámbito de la vida en el cual podemos estar bloqueados. Por ejemplo, alguien que tenga a Quirón en Sagitario en la casa I puede tener dificultades en hacerse valer, y puede fabricarse una filosofía (Sagitario) de pasividad optimista que le lleve a creer que al final todo se arreglará. Una mujer con Quirón en Escorpio en la casa VII se sentía muy vulnerable ante los demás, y para ocultar su debilidad mostraba una manera seudoindependiente y emocionalmente abrasiva de relacionarse.

Es decir que el signo puede actuar como una especie de vendaje sobre nuestra herida, tal como ésta se revela en la posición de Quirón por casa y este vendaje se quita a menudo durante un tránsito fuerte de Quirón.

No se hallará una descripción de la forma en que se manifestará o “debería” manifestarse Quirón, ya que sus diversas expresiones son tan peculiares como la vida misma de la persona cuyo horóscopo estemos examinando. Sin embargo, si un cliente consulta un problema específico, es probable que el astrólogo reconozca en lo que le está diciendo la presencia de temas específicamente quironianos.

Al examinar la configuración de Quirón, como también al estudiar el proceso psicológico y los acontecimientos coincidentes con el ciclo de Quirón en la vida de esa persona, quizás el astrólogo pueda contribuir a su proceso de sanación si le ayuda a tener una idea más clara de lo que está tratando de suceder y del propósito que se oculta detrás del sufrimiento o de la crisis.


1 comentario:

Luna dijo...

Muy buena explicación de la naturaleza de Quirón.
A veces me cuestiono cuánto si Quirón escuece o nos cura... Y la respuesta es ambas cosas. Vivir duele, pero vivir es maravilloso. Para mí, eso es Quirón. La experiencia completa del viaje.