domingo, 7 de diciembre de 2008

Reflexiones sobre el momento actual


Recuerdo haber escuchado, en mi infancia, la palabra “incrustación” asociada a la joyería. Era muy chica cuando mi padre me regaló un anillo, explicándome que era de oro con incrustaciones de rubíes.

Curiosamente, el año pasado en un seminario de astrología, esta expresión volvió en la voz de la profesora que, impactándome especialmente, hizo referencia a “incrustarse en la realidad”.

Hoy transito un momento muy particular de mi vida y siento que soy yo quien se está incrustando en la realidad.



Lo primero que despierta la palabra “incrustar” es la idea de un movimiento intenso, casi violento.


En estos tiempos se habla mucho de los tránsitos de Saturno en Virgo y Plutón en Capricornio, en un intento de explicar la realidad que estamos viviendo y la crisis general que soporta el planeta. Y me parece muy apropiada esta expresión para intentar una interpretación de los mismos desde una mirada diferente.


Tomando la idea de los rubíes incrustados en oro, veamos a la realidad como el oro y a nosotros como rubíes o piedras preciosas. Y pensemos en la posibilidad que esta crisis de la humanidad nos brinda para tallarnos, pulirnos y refinarnos, en un intento de expresar lo mejor de nosotros e incrustarnos en la realidad para modificarla.


La fuerza de las palabras es inexorable: la palabra construye realidades. También sabemos que la energía sigue al pensamiento.


Desde esta dimensión es que podemos comenzar a modificar la realidad. El proceso comienza en los planos más sutiles, porque lo sutil es la verdadera sustancia de todo lo concreto.


Los tránsitos de Saturno en Virgo y Plutón en Capricornio nos hablan de austeridad.


Austeridad no es sinónimo de privación ni de carencia. Más bien me refiero a la idea de sobriedad o moderación: una disposición interior a vivir de un modo simple, sabiendo que existe una notable diferencia entre lo que deseamos y lo que necesitamos verdaderamente.


La pobreza no siempre es sinónimo de austeridad. En la conciencia del pobre puede existir el deseo irrefrenable de poseer mientras que la austeridad sugiere la aceptación de poseer sólo aquello que se necesita, lo que lleva a un estilo de vida basado en la simplicidad.


Este es un momento de la humanidad en el que podemos aprender a construir simplicidad por medio de la austeridad, considerada como sinónimo de sobriedad o sencillez, y sin que implique dureza o rigidez. La austeridad no excluye el placer: enseña a disfrutar de otra manera.


Estos tránsitos también me llevan a reflexionar acerca de la diferencia que existe entre controlar y organizar. Podemos organizar la realidad pero no podemos controlarla.


El control surge del miedo a la pérdida. El que controla y manipula no posee poder: controla porque siente que lo ha perdido. En cambio el que organiza, lo hace desde la libertad interior, ejerciendo su poder de elegir y su voluntad de accionar.


El control proviene del apego y nos incrusta en él; la organización nace del desapego y nos incrusta en la libertad.


Finalmente, otra idea que surge de estos tránsitos tiene que ver con los métodos. Un método es un plan o programa de trabajo para alcanzar una meta.


Y pienso en que cada uno podría diseñar sus propios métodos para alcanzar sus metas y objetivos, construyendo una realidad a su medida e incluyéndose en el mundo para ocupar el lugar que le corresponde, desde el cual será útil a los demás.


Creo que ya no es momento de formar parte del proyecto de otros sino de construir el propio proyecto, a partir de aquello que nos individualiza y para lo cual hemos venido a la vida.


Hace falta valor para despejar el camino de todo aquello que ya no sirve y tomar la decisión de iniciar un camino individual, en donde podamos expresar nuestra singularidad aunque eso signifique salirnos del sistema. La vocación no sabe de sistemas, sólo responde a la pasión.


Muchas de las personas que me rodean ya están caminando hacia la construcción de su propio proyecto porque han entrado en contacto con su alma y han escuchado su voz, respondiendo a su llamado.


Recordemos la primera ley de curación esotérica –enunciada en el libro “Curación Esotérica” de Alice Bailey-: “Toda enfermedad es el resultado de la inhibición de la vida del alma”. Creo que los tránsitos de Saturno en Virgo y Plutón en Capricornio, sin olvidar los de Urano en Piscis y Neptuno en Acuario, nos están recordando que ya es hora de darle expresión a la vida del alma. En lo individual nos servirá para construir la realidad que nos brinde plenitud y realización: en lo colectivo, quizás más lenta y trabajosamente, sirva para modificar la realidad convirtiendo el planeta en un lugar de aprendizaje a través de la libertad y la solidaridad.

Les dejo una última reflexión: si reemplazamos la letra “t” de la palabra “solitario” por la letra “d”, surge la palabra “solidario”. No se trata de un juego de letras, sino de
un cambio de conciencia.

La elección, como siempre, es nuestra.




5 comentarios:

José Ignacio dijo...

Hola Ana,

En primer lugar, decirte que me ha gustado mucho esta reflexión que haces. Creo que pones de relieve ciertas características fundamentales de la energía que actualmente están en juego: la sencillez, la individualización...
Coincido también en la distinción ordenar/controlar. Pienso que controlar lo que está más allá de nuestros límites es lo que hoy se está haciendo notar pues plutón por tránsito no perdona...

En segundo lugar, pedirte el pequeño favor de que modifiques la URL del link que tienes en el blogroll pues hace poco cambié la web a http://www.sermasyo.es El .com sigue funcionando pero conviene modificarlo al .es. Gracias.

Y en tercer lugar, tienes un premio/reconocimiento de Sermasyo que "puedes recoger" visitando el post Cumpleaños y Llamada a la consciencia.

Un abrazo!
José Ignacio

Anónimo dijo...

FELICITACIONES X EL PREMIO!!!!te lo has ganado, de mi parte respecto al art. , muy buena reflexion y te dejo dos de mis frases de cabecera, q justamente hoy caminando x una calle cualquiera las recordaba "La vida es como una piedra de afilar, o te pule o te hace polvo"!, si tenemos fibra de rubi o diamante, soportaremos la presión y nuestra luz brillara en el oro de la conciencia..............y la otra es "Vida simple, pensamiento elevado" proverbio Hindú, estas premisas rigen mi vida y creo ameritan tu articulo.

cariñotes!

Mar Nievas Lang dijo...

Buaaaaaaaaa, no soy anonima!! soy de leo, soy la loca de Mar, la q blableo lo de las frases, snif, snif, este sistema me ignora, o yo hice clik en cualquiera!...lo mas probable, cariños de nuevo amiga.

mar

Ana M. Fernandez Vuono dijo...

José Ignacio: agradezco tu comentario y el reconocimiento otorgado. El link ya ya sido modificado. Otro abrazo! Ana

Ana M. Fernandez Vuono dijo...

Hola Mar! Qué buenas las frases que citás. Creo que serán una fuente de inspiración para mí, no sólo para vivir sino también para escribir alguna reflexión. Un beso enorme!!! Ana